martes, 2 de diciembre de 2008

La familia cambió

He pospuesto este texto una y mil veces. Esta es como la cuarta vez.

Todo, esperando sucesos, hechos, y vidas que cambian. Pero me he dado cuenta que esperan no tiene sentido, porque al fin las familias cometen los mismos errores, y desde ya sabemos cómo va a terminar todo. Lo demás son detalles.

Este post está escrito para hablar que la familia, en general, ha sufrido cambios, pero en últimas sigue igual.




El ICBF cambio su logo. Ya no somos 4 obligatoriamente. Como lo llama Diana Uribe “El paquetico: Padre, madre, niña, niño, perro.” No. Ya somos tres.
Pero no es claro si los muñecos son padre o madre, o hijo o hija.




Antes, si. Una familia unida, con unas manos que era un estado benefactor y conservador que lo liberaba de todo mal y peligro.



Bueno, y todos sabemos que las familias cambiaron porque los niños ya gritan a sus padres, y porque ya las aventuras que nosotros vivimos a los 15 años ellos la vive a los 10, o menos.
A ellos les toco la tecnología, y como todas las explosiones económicas. No les toco la perilla sino el botón. No tuvieron simplemente dos opciones: si o no.

Si, sabemos que hasta los niños de hoy son más inteligentes que nosotros, y se supone que sus padres aun más que los nuestro.

Y estos cambios son ciertos, pero viéndolo bien, mirándolo caso por caso, todo sigue igual, seguimos viviendo las mismas historias.

La vida es un ciclo interminable.

Y hablando de casos, pongo los que conozco, mi familia.



Un beso clásico para una foto clásica en un día clásica, hecha por cuatro chicos clásicos.

Los chicos de la generación Y, como la llama Andrés López, con su lema “confunde y reinaras”.

Ellos, los consentidos, los niños “pilos”, están repitiendo la misma historia vieja que han cometidos desde tiempo ancestrales nuestros padres: el crear familia en círculos insalvables de pobreza e ignorancia, condenados a ser “Nadies”, a vivir del milagro diario.

C, en la foto a la izquierda esta besando a su novio. C estaba cumpliendo 15 años ese día. Una fiesta hecha por sus padres (y los padres del novio) como Dios manda; con Mariachis, vals, velas, misa, anillo, comida y trago.

Días después de la fiesta, no muchos tampoco, C en confusos y dolorosos hechos, se va de la casa.
Ahora vive en casa de su novio. Paso de vivir en su paquetico de la familia que tenía, a vivir con su novio de 16 años (creo) y su familia que son como 10 integrantes.

En medio de todo el alboroto familiar. Hable mucho con la mami. Mi prima, una nena que es hija de una mamí (que en paz descanse) la tuvo muy joven, y al ver la vida en cuadritos con mi abuela (las eternas herederas de los problemas) se fue a vivir a mi casa, con mi papá y mi mamá, que también se habían casado jovencitos, y mi prima, con escándalo y todo, se fue a vivir a los 17 años con su novio, y al poco tiempo tuvo a C.

Le dije que eso era normal, que la rabia era que no debía haber sido así. Por qué tanto afán, por qué tanta agresividad, por qué, por qué.
Otra generación pobre acaba de nacer, le dije.

J, está en la foto besando a su novio. Recién le habíamos celebrado su cumpleaños 15. Una niña de la escuela a la casa, de la casa a la escuela.
Meses despuesito de esa fiesta, J, le contó a P, la empleada de la mamá de J, que también se ajunto menor de edad con F, hermano del papá de J, que: “Estaba en embarazo”.

P, me le imagino la angustia, resolvió contarle a mi mamá, que es la mamá de J. Y ella, en ese mismo instante me contó por teléfono mientras la regañaba, mientras le decía que se había tirado la vida, que J, yo le dije, yo le advertí, tanto hablamos, es que, ave maría J, por dios!!!

Yo le dije que eso se veía venir, que sonaba duro má, pero que eso ya estaba como escrito.

Es el colmo que estos niños, que se supone, deberían ser “mejores” que sus padres, han resultado repitiendo como reloj las mismitas historias de sus antecesores familiares.

Si. La mujer embarazada, sin estudio, sin amigos, sola en casa (si es que tienen donde metersen).
Si. El hombre, en la calle, buscándose como sea la papita, es que sin estudio es muy duro parce.

Mujer casa, mujer silenciada, mujer sin opciones de nada, sin palabras que decir, sin plata para un dulce o un cigarrillo. Mujer que nunca fue a la excursión y nunca se acostó con otro hombre. Mujer que no vale nada, a la que en algún momento se le puede pegar, gritar, humillar. Mujer que se parece a un hombre, pero que tiene los mismos derechos que un niño.

C y J nacieron en la misma época, soñaron lo mismo, vieron las mismas novelas y escucharon las misma aventuras que sus mamás y papás, y suposiciones mías no más, tendrán como resultado las mismas pesadillas que ya sabemos todos.

Las mamis de estas niñas que ya conocen la historia paso por paso, ahora no saben cómo llegaron hasta la tragedia de hoy,
¿Cómo?
¿Qué hicieron malo?
¿En qué se equivocaron?

Nenas, mamis, preciosas, en nada. Esta vida que es cuadriculada y es una eterna repetición de la repetidera. Tranquís mamís, si ustedes salieron adelante y nos criaron a nosotros, ellas también pueden, como han podido las primas, como han podido las vecinas, ya sean estrato 0 ó 6, aquí o en Polonia.

La vida es un guión. Yo estoy empeñado en cambiarlo, llevo 26 años haciéndolo. No si yo estaré equivocado, o mi primita o mi hermana ya se han jugado la carta que es. Este post no es para juzgar, es más, en silencio les deseo con todas las fuerzas, mucha suerte en sus vidas.
Pero si creo que es mucho más difícil llevar una vida, y enseñarle a otro como llevarla, sin ningún conocimiento, experiencia, aprendizaje, anécdota, horizontes que los vistos con la corta vista de los 15 años.

Desde mi posición, desde mi familia que es mi hermano, dos gatos y yo, les ayudaremos diciéndole que hemos aprendido, les contaremos como es la historia atípica de una familia atípica conformada por tipos atípicos, para que de pronto las generaciones venideras tengan otras historias que repetir. Tal vez.

Buena suerte chicas y chicos.
Buena suerte a todas las nuevas familias colombianas

4 comentarios:

Monchis dijo...

Excelente reflexión!!!!

visito tu blog con frecuencia, aunque casi nunca te comento, pero esta vez si me animé porque esas palabras me han puesto a reflexionar.

De alguna manera es como un destino marcado: parece ser que independientemente del nivel de educación, prevención y cuidados; de todas maneras los jovencitos en su afán por vivir, se tiran la vida sin entender las consecuencias.

Saludos,

Albornoz dijo...

Esas son las cosas que lo ponen a una a pensar, sobre todo si ya se es responsable de la educación de una personita que se merece todo lo que le podamos dar, pero principalmente merece que hagamos todo el esfuerzo para darle lo mejor.

Bicho_Raro dijo...

buenaaas locoo...bien la verdad es un buen post este, lleva a reflexionar acerca del papel de la"familia" colombiana, que ha mostrado su inevitable fracaso historico, esto es, la disfuncionalidad a todos sus mas pateticos niveles, surge entonces el interrogante: De que sirvieron siglos de patriarcado y conservatismo moral, creyendo que asi se establecian sistemas familiares solidos? de nada parece, el actual caos es evidencia mas que contundente del abandono social endemico, y del fracaso de nuestros morbosos proyectos nacionales.

Saludos.

Guro dijo...

Me ha encantado la entrada. Creo que tienes mucha razón. Comparto.

Araceli
Reparacion de camaras frigorificas madrid