martes, 23 de diciembre de 2008

La navidad de los pobres.

Junto a la mesa sentados ya, los cinco niños, papá y mamá.

Humildemente van a esperar, al niño santo que nacerá...

Navidad de los pobres, que feliz navidad!! (bis)

Navidad de los pobres (canción popular)

“El que invento la navidad no estaba solo, y mucho menos en momentos de tristezas,
Por qué no contarían con los afligidos…

Comprendan que la navidad es una fiesta, donde la gente está llena de alegría,
en cambio yo, solo estoy lleno de tristezas.

Y por eso esta navidad no es mía.

Esta navidad no es mía (Darío Gómez)


En un 23 de diciembre, del año 2008, en una fría casa de Medellín, aun sin bañarme, pero con ganas de ir al hueco a comprarme unas cositas, escribo este post pre navideño.

Como leyeron en las frases musicales, no me gusta mucho la navidad. Es una época de sentimientos muy fuertes, muy difusos por confusos, muy dolorosos por intensos.

Como plata nunca ha habido, los regalos no han sido habituales, entonces estoy acostumbrado.

Y como las felicidades han brillado por su ausencia, el 24 de diciembre no me gusta para nada.

Un 24 de diciembre, normalmente para mi es:

Siempre me levanto tarde.

Me baño tarde.

No estreno ropa.

Trato de cenar algo rico.

Me hago el bobo de las 7 a las 9pm.

Me voy emborrachando de las 9 a las 12.

Y a la 1am, casi siempre, estoy aburrido y triste como nunca lo he estado en la vida.

Y bueno, me trato de acostar, como queriendo no despertar nunca más.

Desde que me conozco, ha sido así. Y este año, será como igual.

Cambio el escenario cantinflesco y familiar de Ciudad Bolívar, por el de la soledad y el frio del Carmen de Viboral.

No hay regalos. Solo helados, y lujos pequeños, que valgan menos de 20 mil (8 dólares).

Espero que en casa, mi papá y mamá, y hermanito hermanita (y sobrino en camino), la pasen bien. Que por lo menos cenen rico, y se rían de los pobres que hemos sido siempre.

A un amor que esta al otro lado del charco, un besito y un abracito caluroso, desde este silencio navideño mío. Que la pase rico, que las carcajadas se presente a pesar de las malas noticias y las distancias.

A los amigos, socios, conocidos, y bueno, a todos, inclusive a los que no me quieren ni poquito, les deseo una felicidad gigante, que sean sinceros, que una palabra, que un mail, que un timbrazo al celular, que un guiño, que una salida a cualquier lado y abrazo son fáciles de hacer y quedan en la memoria para siempre.

Feliz navidad a todos!

2 comentarios:

AlejandroAngel dijo...

Compadre pues no le invito a una cerveza por la lejanía pero le mando un gran abrazo de felices fiestas que espero mejore el animo...

Suerte.

Juan David Escobar dijo...

Gracias compadre, le recibo el abrazo.

El ánimo? Ahi va subiendo, cambiando, estabilizandose. Seguro que se notara en todo lo que haga.

Un abrazo hermano!