martes, 11 de agosto de 2009

Hoy, una "Curita" por favor

Hoy, y ayer, para todo me molestaba la cortada que me hice en la mitad de la huella del dedo anular izquierdo.
Y si, fui a la tienda inmediatamente llegue a la oficina. No aguantaba más. E increíblemente, me dijeron que eran a 100 pesos. Ni los confites son tan caros.

Y si recuerdo que cada que me hacia una cortada, compraba varias curas, por baratas, y porque yo era muy loco. Eso era cuando niño

Las usaba poco, como hoy, pero una cura para una herida mal ubicada, es igual de refrescante que tomar agua en un día soleado.

Recuerdo la sensación de abrir una cura, o vendita. Dos pedacitos de papel en los adhesivos, y en la mitad, una parte abollonada.

Para ponerla:
Ubicar la herida, poner la parte del algodón cubriendo toda la herida, pegar una parte, y con la otra envolver y apretar.

Dos cosas más:

Una. Sabemos que las venditas tienen ventilación, pero algunas heridas son mejor dejarlas expuestas.

Dos: Quitar, como en mi caso, hasta que el mugre cubra toda la vendita, o bueno, cuando ya no sienta nada de dolor.

Este útil elemento sanitario y curativo que estamos tratando hoy, es para heridas leves, o de niños. No dude en usarlo en su día a día.

4 comentarios:

Ana Maria Vallejo dijo...

Cuando niña me decian anita curitas. Siempre que lloraba me regalaban una curita y asi me calmaban. :)

Armienne dijo...

¿No vas a poner una entrada con mis fotos?

Juan David Escobar dijo...

Armienne: Aun no sé.
Por lo pronto, no.

Armienne dijo...

¿Por qué?