martes, 28 de agosto de 2007

¿Los medios neutrales?

Se cree que los medios de comunicación deben ser imparciales. Se cree. Porque también los medios creen que son ejemplo, que educan, que conducen a la sociedad.

Cuando hablo de medios de comunicación, es cada uno de nosotros que hacemos tv, video, música, literatura, artes, etc, etc. Que en resumen, hacemos algo relacionado con establecer una dialogo entre un punto y otro, y que por supuesto, el punto A y el punto B, se entiendan, se comuniquen.


No creo que los medios sean, y sirvan de ejemplo. Tal vez ellos mismos (o sea nosotros) hicimos de los medios algo divino. La gente lo respeta, por lo mágico, por lo importante. Eso no significa que tienen que seguir el ejemplo de tal o cual cosa que ven. Los medios, otra vez, dicen ellos mismos de ellos mismos, Comillas: “…la sociedad en estos tiempos sigue y admira a la farándula, a los realitys… el estudio fue realizado en la universidad de california, y demuestra que la televisión y los medios, influencian a la sociedad...” y luego en otra sección del mismo medio se pregunta por lo divino que se ven todos comprando y vistiendo lo que usa o hace tal estrella de su novela.

La verdad es una discusión narcisista. La sociedad consume, entiende y actúa consiente todo el tiempo, lucida pero cambiante. El problema es vivir en una generación que creció tan solo con la información de un medio, con tal solo unas historias, unos imaginarios, unos señores, unos nombres. Ahí si es grave, ahí los medios si educan y si son ejemplo. Y Ahí, es cuando no existe la tan mencionada comunicación.

Entonces, ¿Los medios deben ser imparciales?

No. Desde su génesis lo son. Porque para comunicar no se puede tener una visión, una moral, unas buenas costumbres. ¿Porque? ¡Porque así no entiendes nada del otro! porque lo estás viendo todo con tus ojos, no te pones en el otro lado, tus éticas y miramientos impedirían entender completamente, enteramente. Y si no entiendes bien, no comunicas, teléfono roto, información filtrada.

Usted me dirá: ¿Para eso es lo medios? para traducir algo a alguien en su lenguaje. Pero… la otra parte, el fondo, no las formas. Uno no puede parar, tienen que llegar hasta las últimas para llegar a conseguir la información más valiosa, la verdad, o lo más parecido a la verdad, que en definitiva es la realidad contada con pelos y señales. Y en esas maniobras que uno hace para ser un medio: entender punto y entender al otro, y decir algo que las dos tienen ya en común o desde hace mucho lo tenían, y no lo sabían; en esas es cuando se tiene que ser malo y bueno (para cualquiera de las concepciones que cada uno tiene de esa dos palabras). Y también: Comunista y neoliberal. Loco o Ingeniero. Feliz y triste. Hombre y mujer, o una mezcla de los dos. Amigo y enemigo. Etcétera, etcétera, etcétera.

Yo como medio no juzgo, solo transmito sin límites, sin peros, sin matizados que dejan la información tan parecida a otra cosa, tan alejada de lo que era que termina siendo una autoría, tan solo un punto de vista, o de varios, pero no de todos que debería ser lo importante.

Entonces, si los medios son autorías, cada uno de nosotros como medio que somos, comunica lo que encontró importante para alguien y lo dice. Algún otro dirá lo contrario y otro lo contrario del otro y así hasta que se acaben los hombres comunicantes. Y al final ¿quién tiene la razón? todos, porque todos tienen una realidad, su realidad, su verdad. ¿Y las sociedades como queda después de esa mezcolanza sin filtros y sin protecciones culturales? Queda informada, comunicada, viva, trascendente.


Si se quiere ser medio de comunicación no pretendas ser Dios, porque también sos un pequeño diablo

No hay comentarios: