martes, 11 de marzo de 2008

Viaje al suroeste. buscando vainas mientras se gana plata

Hoy, Andes.
Cumplimos varias citas. Una de ellas, en una vereda de Jardín que se llama San Bartolo.



Él es Santiago, un niño de la escuela que nos estaba esperando en la carretera para que no nos pasáramos.



Fredy se bajo del carro y Santiago se monto. Lo escuche saludarme y entendí que era un bien. Le pregunte que si había manejado cámara antes, de fotos? Y el me asintió. Lo mire, vi qué, no se, uno sabe, lo escucha... En fin, le di la cámara Sony 7.2 megapixeles para que tomara fotos, que ojo!

Este es su resultado.


¡Hasta reencuadra!



Le dije que hiciera cámara porque a mi me hubiese gustado que alguien me diera una maquinita de esas, a una edad parecida. Nunca tuve la oportunidad. (Yo sentía que era bueno). Le jugué una trampa a Santi, y él me tomo unas fotos, quedamos en paz.

1 comentario:

...lascivia dijo...

que nene tan hermoso, que ojo el de este niño, y sobre todo es la sencilles y la mirada que muestra en cada fotografía,
es demasiado bonito poder ver a través de los ojos de un niño.
muy bonito.