jueves, 1 de septiembre de 2011

El Diario de Ana Frank, la película

uno no sabe para quién escribe, ni por qué lo hace. Escribir en un ejercicio que se hace para distraerse, para recontar lo vivido o lo inventado, una y otra vez, de formas distintas.

Y si recordamos todos los autores (muchos buenos) que antes de arrancar sus obras advierten que son muy malos, y que lo hacen porque los amigos los indujeron o un familiar lo hizó posible, o como en el caso de Ana Frank, fue la basura que se encontró tiempo despues de que se los llevaron a morir en los campos de concentración Nazi, por Judios.



Vivir encerrados. Como ratas. Como humanos. Como padres e hijos. Como hombre soltero y solitario. Como sea. En medio de una guerra, con dificultades para todo, incluso lo básico, pero ahí tienes aliados, que mientras llegue la muerte desde el sitio y la forma menos pensada, te ayudan a que se viva, se exista, y por ese milagro de ser, de enamorarse, de planear futuros, de comer mierda y decir “rico!”, de seguir insistiendo, trabajando, siendo fiel a uno mismo en medio de las adversidades, vale la pena contar el cuentico, en papelitos, en diarios, en blogs como éste, para que algún día ayude a (re)contar pasados, y con esas claridades y oscuridades de cada alma por despistada y terca que existió y luchó, se pueda hacer el verdadero mundo que todos merecemos, mañana.

La historia de Ana, de una escena horrorosa de la humanidad, me pone a pensar en mis bombadeos, en mis encierros, en las promesas del fin de una güerra y la llegada de la anhelada tranquilidad, donde los sueños tengan suelo donde echar raíces.

Y como Ana Frank, tengo que escribir lo que siento, así sea la mayor ofensa, o la peor carta que se escriba en la vida de alguien que se cree bueno.

3 comentarios:

Gabriel trejos dijo...

Saludos... No he visto esta película... Pero por lo que describes es un Drama sobre los días de finales de esta autora en la catástrofe Nazi. Hay que verla pues es un documento sobre lo horrible de la guerra y vivir con miedo. Muchas personas en nuestro país viven con miedo, por eso es bueno repasar estas historias para que no se repitan estos "monstruos" en nuestras "atrasadas" sociedades.

Por otro lado si en la actualidad existen estos medios digitales y no digitales... para denunciar o ser documentalistas de la realidad que nos toco vivir... creo que un escrito o una memoria es el mejor arma para desenmascarar a los canallas de la historia. Hay que seguir escribiendo y seguir creando cosas... el tiempo es el juez verdadero para evaluar si estamos en lo correcto o no.

Adelante.

Andrés Felipe Salgado Céspedes dijo...

Me contás por favor de dónde es esta versión. He visto varias películas basadas en el diario pero ésta no la conocía. Gracias y buen material.

Juan David Escobar dijo...

Gracias gabriel por las visitas y los comentarios, qué bueno! (así sepamos que pensamos diferente, por lo menos, pensamos). Los dramas deberían existir, pero no las injusticias dramaticas.

Y Andrés, ni idea de donde salió. Yo no me he leído el libro siquiera, y lo compré por error (en una tienda de pelis un poco ilegales), pero me la ví y me gusto mucho. Habrá que ver las otras.