viernes, 16 de septiembre de 2011

Un viaje al sur, como regalo (Parte 3)

Se acabó la Playa, y volvimos de un tirón a la civilización.

Y yo, cosa que no hago nunca, tal vez por idiota, o por el derrumbe, me puse a esculcar un celular, y de una me encontré algo, que me fue llevando a otras cosas, así, sentado en la silla de atrás de un bus, entendí todo.
Bueno, algunas cosas las dejé de entender, pero supongo que se quitaron el velo y son tal como son.
Me enteré de cosas que se dijeron antes, durante, y planes para después de mañana. Como una chocolatina que la derrite el calor, así, así me iba pudriendo sentado, el corazón chorriando por todos lados.

Me lo merezco, y ella, también.
Pues, por eso esto (y miles de cosas más que me dijeron y no sé si son mentiras o verdad) se acabo lo nuestro... toca seguir viviendo.
Por lo visto, no importa la distancia, ni los mares, lo que importa es que no sea yo.

Lágrimas que nadie ve.
El cuerpo me tiembla, el corazón se le sale y la sangre y no vuelve. Esto es la muestra de la derrota. Igual, parece que desde hace rato estaba vencido.
Toca cerrar los ojos y que se encharque adentro. Carraspear la garganta, y decir: valentía, valentía, valentía!!

(no puedo cree que estoy viendo como se pierde el amor de mi vida)

Hay que seguir siendo bonito, a pesar de las fealdades. Me puedo echar a morir, pero mejor elijó echarme a correr.

***
El Petronio.

La segunda misión del viaje: el Petronio Alvarez. Y como la vida tiene se continuar, entonces seguimos con la rumba, con los negros, con la música, con ese Cali bonito que tanto nos gusta... y así lo hicimos.

Hay que despedirnos de la mejor manera para no olvidar esto tan bonito.

***


Van 8 días de viaje, y mi estomago ya se manifestó.
Esta herido, cansao, le pudó tanto dulce que se le ha metido.
Por eso, calma en el comer, en el tomar y el fumar, a ver si no me termino de tirar el paseo.

***
Ahora miro a sus ojos de manera distinta. Ya antes me pasó. Cómo si la mujer que esta a mi lado se hubiese desnudado en secretos, y un corazón emputado latiendo,y mi imaginación lanzando escenas de un futuro lleno de aventuras para ella, y un vacío para mí.
Seguro lo nota, seguro sospecha que leí algo en el móvil. Pero ya hay poco por hacer (las fichas parece que se jugaron), y tan solo queda....

***

Hace días no he escrito na. Es porque estaba Petroniando: bailando, tomando biche, caminando Cali, estando en la fiesta de la negramenta que por medio de la marimba y mucha alegría arrecha hace que blancos nos comportemos como negros, y al contrario (a veces).
Mucha comida, mucho arrechón, mucho sabor, locura, y pasión.

Mis pies me hormiguean. Mi cuerpo pide un poco de tregua. Mi corazón, de alegría o de tristeza, un día va a terminar por explotar (o por salirse). Mientras, sigamos terminando estas vacaciones como nos la merecemos (como las soñamos ?).

***
Cali nos gustó. Y eso que conocemos casi nada.

***
Que viaje tan maravilloso!
Lo terminamos de rematar con ida al río Pance.
Rico (Sonrío). Maravilloso. Trip total!

Quisiera corregirme, hacerme perfecto, sacar pasaporte, aprender otro idioma, hacer locuras...
escribir en papelitos lo bonito de estos días/años/anécdotas... escribir cartas de amor.... podría ser un parcerito más, el mejor, digo...
Pero hay que despertar de una vez... digo, hay que dormir un ratico, pa´descansar y despertar.

(escrito en Medellín, después de volar en avión (ya no en bus) y bajar en bus a casa, y llorar tirado en el colchón a rayas).

***

En la vida bonita que tengo cabe todo... donde caerá este globo?

-que se chucé en una tuna.
-que vuele más allá
-que la agarre una niña que la quiera de verdad.

***

PD. Debo reconocer que este texto tiene muchas modificaciones del original. El original era más rabioso, meloso, doloroso, y bueno, le rebajé el tono, porque así lo lean 50, espero que estos textos, estas historias mías, no sean las mejores, las que todos los adolescentes tardíos (que les pasan cosas a los 28 que le debieron pasar a los 18) lean y lean. No!

1 comentario:

madame web dijo...

Hace rato que quería dejar un comentario...pero no hay nada que comentar, o sea, no hay nada que pueda decir que te alivie lo que sientes...y si, esto debe pasar cuando uno tiene como 15...pero para qué? si igual cada vez que pasa duele lo mismo.
Un saludo desde el Sur