lunes, 9 de marzo de 2009

Brigadas proseguridad del barrio, entrega del pito



Yo no estaba en casa. Pero en casa si había gente.

No fuimos al Parque el Pinocho, porque el miedo se tiene que vivir mientras van pasando los días, las horas, los segundos. Hay que trabajar mientras las balas. Ya lo hemos hecho, porque no seguirlo haciendo, pensamos mientras “camellamos.”

Ya tenemos el pito, y un volante.



Pitaremos cuando sea debido. Pero rogamos fuertemente, para no tenerlo que hacer.

Y, a sabiendas que cada recomendación de seguridad que la Policía Nacional nos comparte para tener un barrio más tranquilo, significa estar más paranoico, más intranquilo y con mucho más miedo; igual, estaremos aun más pendientes y atentos. Es por nuestra seguridad y la de nuestra empresa.

Y recuerde habitante de esta ciudad de miedo:

“La monotonía, la cotidianidad y la indiferencia, son la fortaleza del delincuente”.

Te lo dice la Policía Nacional de Colombia, la mejor policía del mundo.

2 comentarios:

cd dijo...

Tenaz que FUERTE, un pito!!!! DIOS sera que nos tenemos que ir?

federicoruiz dijo...

ay, caray...






(ahora, ya no hablando de la esperanza y la desazón que produce ver el video, debo decir que simplemente fue una GRAN GRAN idea filmar la cosa...)

Y la ironía del pito... Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino, hagase tu voluntad así en la tierra como en el cielo, danos hoy nuestro pan de cada día...

O que otra medida puedo tomar?