lunes, 30 de marzo de 2009

En un Jueves lleno de rebeldía, Welcome BID!

Teníamos una cita que cumplir. Parque de “El Periodista” o también conocido como “El Guanabano” para un evento citado por internet, o bueno, una invitación que me llego al Box de Facebook.

Caminar el centro dela ciudad a las seis de la tarde esta una experiencia citadina. Y en esas estábamos, subiendo por La Playa, cuando vimos una protesta gigantesca que estaba taponando la Avenida Oriental.

Nos miramos extrañados, y corrimos sacando las cámaras hasta la avenida.
Ana María se encargo de hacer fotos, que ya están publicadas en Demotix: “Protest against the 50th assembly of the Inter-american development Bank"

Y yo hice un video:


Nos perdimos en la marcha. Pensé desistir de ir a lo de la dosis, pero vi que la marcha más adelante se iba a calentar, y con la noche a demás de peligrosa, no se ve nada con la cámara.
Me fui hasta el final de la marcha, contento por la buena bienvenida que nosotros los Paisas le estábamos dando al BID en sus cincuenta años.

Pensé en lo buen anfitriones que fuimos al hacer una marcha, y una toma cívica a un parque de la ciudad, mientras la otra parte de la ciudad, la no rebelde, la amable, la lambona, esta embobada con los extranjeros que nos visitan para reunirse en un salón a hablar de miles de millones, y a comer cosas ricas que ni los lambones ni los rebeldes podremos para con nuestro trabajo diario.

Corrí entre la gente por toda la playa hasta El Palo. Corrí mientra los pobres seguimos cada vez más pobre, y los ricos más ricos. Cuando la multitud me obligaba a frenar, llamaba por teléfono, pero supuse bien al imaginarme las buenas fotos que tomaban mientras mi llamaba quedaba como perdida.
Llegue al parque donde tantas noches he pasado feliz, acompañado, iluminado, o solitario, silencioso, y aislado.
Había mucha gente. Increíble, pensé.

Salude a a una par de personas amigas. Espere a que llegará mi gente, y con la música y la buena energía logre sacar unas foticos que publique en Demotix, y este video:



Aun, después de tanta bala y violencia sin igual, aun quedamos rebeldes, que insistimos en que esto va mal, y que si todos dicen que estamos equivocados, nosotros pedimos tan solo libertad para vivir lo que podamos vivir.

Una marcha en contra de la política que rigen a todas anchas en el mundo. Una marcha para encontrarnos y gritar: ¡Todo va mal, todo va mal!

Un evento tácito, místico, familiar, que nos demuestra que aun podemos lograr momentos de utopía, y que aun tenemos las fuerzas para reclamar la legalidad de las dosis de las drogas que nos hacen pasar las horas en este mierdero que nos toco existir.

2 comentarios:

Viktor Lozano dijo...

Juan!!!

Qué buen post... felicitaciones!. No soy consumidor ni nunca lo he sido pero estoy totalmente de acuerdo con la mamá de Manuelj: la libertad es la libertad, incluso hasta en lo que nos pueda hacer daño (el tinto, el cigarrillo, el licor, las drogas, etc).
De nuevo felicitaciones me gusta mucho como escribís...

Monchis dijo...

Bueno.... cada loco con su tema.

Eso de ir a protestar porque vengan un grupo de lagartos a hablar cháchara y comer rico no creo que le ayude o interese mucho a nadie.

Yo creo mas bien en el trabajo honesto y dedicado, del cielo nada nos va a caer... pero tampoco del gobierno (ya sea de izquierda o derecha).

Al final es el mismo cuento, dependes de tí mismo y de nadie mas.

Pero se les abona el intento.. nada se pierde.

Saludos,