domingo, 19 de abril de 2009

Hoy, "el pateo"

Los golpes que sonaban eran contra mi puerta. Afuera se escuchaba la algarabía, los gritos, las puteadas, y otra vez el balón golpear la puerta, pero esta vez la del vecino de al lado. Hoy era domingo de futbolito, hoy es el día y la hora precisa para ver dos minutos por la ventana cómo va el “Pateo” de los “Patos” de Villa Hermosa.

Mientras veía a los muchachos jugar, pensé en los miles de partidos que me jugué.
Juegue futbol desde antes de tener uso de razón. Jugaba con mi hermano en el pasillo de la casa y nuestros arcos eran los umbrales de las puertas. Juegue con los pies descalzos en la calles de “San Judas” que estaban mal adoquinadas. Me revente los dedos de los pies contra el cemento, contra las patas de la cama. Metí golazos que definieron partidos. Peleé con los amigos por un gol, o por un partido. Fui capaz de jugar 4 a 5 cotejos seguiditos.

También recuerdo como los carros nos pisaban el balón de 200pesos. Vi como la policía nos capturaba la segunda pelota de la noche. También recuerdo a las doñas mala clases (había muchas) que nos echaban la policía y nos cortaban el balón con cuchillos. Me veo mirar para arriba, esperando que la pelota bajara mágicamente por el techo a la que recién el más “vaca” la había tirado: -“que no se quedara atrancada por dios!!”.

Nuestros arcos fueron dos piedras, un par de línea marcadas en el suelo con pedazos de teja o ladrillo, o de “la acera hasta la camiseta”.
Nuestro balón fue de plástico, de cáscaras, marca Golty, marca “robo”, hasta jugamos con balones rotos pero llenos de tela por dentro. Jugamos hasta con piedras.

Nuestros uniformes fueron: Con Camisa o Sin Camisa.
Y nuestra cancha: La calle, la manga, la subidita, cualquier muro.
La verdad, Jugábamos en cualquier morro.

6 comentarios:

Laura Caro dijo...

¡Qué bonito! Yo soy niña pero también jugué fútbol, tu escrito me trae recuerdos de los buenos, hasta los de adolescencia cuando ya no jugaba, pero miraba jugar a los patos.

:) Me sacaste una sonrisita :)

Laura

Jorge dijo...

Odiaba que me tocara quitarme la camisa por flacucho.

¡Gol o penalty! era el grito. ¡Gol o penalty! en las discusiones que dejaban colar las piedras/camisetas/postes del arco.

"Eeeso, Atanasiooo" se le voceaba al patadura que mandaba lejos el balón, o "Dale pa'l bus" cuando era un pase muy largo. Qué bueno.

Yo he sido muy engomado para el fútbol. Mucho.

Aquí me trajiste un montón de recuerdos, tantos, que te iba a dejar un comentario largote, pero mejor me lo pienso y luego lo publico.

Un abrazo, compadre. Seguimos siempre esperando ver que habrá mañana.

:D

Jorge dijo...

Ah, a mí me ha tocado ver jugar a Laura.

Jorge dijo...

Y bueno, ya saqué un ratico y escribí algo, pero siempre con este tema sentiré que me quedan cosas por decir, muchas, sobre todo acerca de ese entorno del fútbol infantil que es una cosas jodida.

http://fabricadecosas.com/2009/04/a-los-goles-que-no-hice/

Athenea dijo...

Mi niñez es un remendo de recuerdos futbolisticos en su gran mayoria.. La primera vez que tuve una deuda.. fue por un balon(por un mal pase de hecho) .. El cotejito por una Litro calidad ! Pork todos los domingos era el pibe de mi barrio, en alma pork el talento(Asumiendo que siempre tenia que llevar pitillo pa`chupar banca, pero tolis mono.. Machistas todos) no era algo que se me daba muy bien. Y comprendi que el querer CASI NUNCA era un poder, Pero mas que glorias el precioso "futbol de cuadra" me dejo recuerdos, amigos, lesiones invaluables..

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.